Diez paseos en barco inolvidables

Diez lugares secretos que solo pueden visitarse en barco

El verano ya ha llegado y, mientras algunos sueñan con el mar conforme aumentan las temperaturas, otros ya están disfrutando de sus vacaciones bajo el sol. Aquellos que desean hacer algo especial este verano y evitar las ciudades y playas más comunes definitivamente deberían considerar un paseo en barco. Con la suave brisa en el rostro, puedes escapar del estrés de la vida diaria y simplemente disfrutar del bote, rodeado solo por un reluciente mar azul, su sonido relajante y – tal vez – la compañía de los delfines, tortugas o aves marinas.

El motor de búsqueda especializado en alquileres vacacionales Holidu y la principal plataforma europea de vacaciones en velero Sailsquare, que ofrece paseos en yate organizados por capitanes de cada localidad, se han reunido para identificar diez destinos espectaculares a los que únicamente se puede llegar en bote. Podrás visitar algunos de ellos de forma independiente, mientras que en otros la única forma de acceso es contratar una excursión, ¡y no te arrepentirás de hacerlo!

1. Reserva natural Sa Dragonera – Mallorca, España
Esta isla con forma de dragón es un lugar imprescindible, ¡especialmente para los fanáticos del Juego de Tronos que estén disfrutando sus vacaciones en Mallorca! Puedes llegar a la isla desde la costa occidental de Mallorca en un bote de excursión que parte de Port d’Andratx, Camp de Mar, Paguera o Sant Elm. Si prefieres hacer el paseo por tus propios medios, necesitarás un permiso para atracar en la costa. Merece la pena explorar las áreas de buceo, rutas de senderismo y el hermoso faro Far Vell, ¡que ofrece una maravillosa vista de la costa de Mallorca! No hay lugar mejor que este si lo que deseas es disfrutar de la calma lejos del bullicio y la constante actividad de la isla. ¡Sumérgete en la naturaleza y relájate – rodeado de pájaros y lagartos – mientras contemplas las estupendas vistas!

Sa Dragonera

Sa Dragonera

2. La Graciosa – España
Muchos turistas ansían las playas tranquilas y apartadas que prácticamente han desaparecido de los destinos vacacionales más populares. Por fortuna todavía hay espacios para los más atrevidos, ¡y aquellos que estén dispuestos a subir a un bote serán ampliamente recompensados! En esa exclusiva lista podemos incluir a La Graciosa, perteneciente a las islas Canarias y ubicada cerca de Lanzarote – y, como puedes imaginar, ¡la única forma de llegar a ella es por mar! Al igual que Sa Dragoner, las personas que viajan independientemente a La Graciosa necesitan un permiso para entrar en el puerto o anclar frente a una de las bahías designadas. Los visitantes de La Graciosa no tardarán en descubrir qué hace a esta isla tan especial: no hay carreteras de asfalto y los caminos de arena te harán sentir como si estuvieras en el viejo oeste. ¿No tienes mucho en común con los vaqueros? ¡Entonces anímate a una búsqueda de viejas fortunas! La Graciosa fue la fuente de inspiración que utilizó Robert Louis Stevenson cuando escribió su famosa novela “La isla del tesoro”. También existe la posibilidad de alquilar una bici o visitar alguna de las playas vírgenes, como la Playa de las Conchas y la Playa de la Cocina.

La Graciosa

La Graciosa

3. Islas Lavezzi – Córcega, Francia
Las islas Lavezzi están ubicadas entre Córcega y Cerdeña, interrumpiendo hermosamente el azul celeste del Mar Mediterráneo. Sus bahías con playas blancas y doradas, rocas de granito con formas extrañas y una fauna y flora con una gran cantidad de especies, hacen de este archipiélago un lugar muy especial. El único espacio habitado es Île de Cavallo, la demás islas siguen prácticamente vírgenes. Así que no debe sorprendernos que el archipiélago Lavezzi sea un área natural protegida y, como tal, las únicas islas que se pueden visitar son Lavezzi, Cavallo y Piana. Lo mejor es comenzar el paseo en bote desde el sur de Córcega, en Bonifacio. Los visitantes serán bienvenidos con el aroma de los laureles y las hierbas salvajes; y el sonido de las aves marinas y las piruetas de los delfines son la guinda que completa este idilio del Mediterráneo. Recomendamos visitar la isla de Lavezzi, con sus impresionantes rocas y bahías románticas. Las “Seychelles del Mediterráneo” son un verdadero tesoro, ¡sería una lástimas perdértelas si estás cerca!

Lavezzi Inseln

Islas Lavezzi

4. Bahía del Naufragio, Bahía Navagio – Zakynthos, Grecia
Sabemos que la Bahía Navagio, también conocida como “Bahía del Naufragio”, en la isla de Zakynthos en Grecia, es muy famosa y renombrada, pero definitivamente pertenece a esta lista. En 1980, un buque cargado de cigarrillos de contrabando naufragó en altamar y la marea lo arrastró hasta esta playa. La espectacular Bahía de Navagio – con su oxidado buque e impresionantes acantilados grises – es un lugar muy impresionante. Nadar bocarriba en el mar es una experiencia única. Sería imperdonable pasar las vacaciones en Zakynthos y no visitarla. Por supuesto, en este lugar no hay escapatoria a las masas, dado que nadie quiere perderse este espectáculo, así que te recomendamos que visites la bahía temprano en la mañana o al final de la tarde, y la mejor opción es alquilar un bote privado.

Navagio Bay

Bahía Navagio

5. Playa Lalaria – Skiathos, Grecia
Una playa llena de guijarros blancos, el mar turquesa y los pintorescos acantilados de roca caliza – ¡bienvenido a Skiathos! Esta isla griega en el mar Egeo tiene mucho que ofrecer, especialmente para aquellos que se transporten en bote. Sumérgete en un paisaje que parece haber salido directamente de un cuento y navega siguiendo la costa sobre las aguas cristalinas. Skiathos tiene una gran cantidad de bahías protegidas, con hermosas playas de grava o arena. Entre ellas se destaca la playa Lalaria, un lugar espectacular adornado por un impresionante arco de roca en el agua. Cuenta la leyenda que los que naden por debajo del arco se mantendrán jóvenes para siempre, ¿a quién no le vienen bien algunos añitos menos en el rostro? Si estás por el área, definitivamente debes explorar las cuevas marinas que ofrecen un fascinante resplandor azul que va variando según la posición del sol.

Lalaria Beach

Playa Lalaria

6. Cueva Azul – Isla Biševo, Croacia
Las cuevas marinas son destinos populares que no se limitan a Grecia, también están presentes en muchos otros países del Mediterráneo. En muchas de ellas podemos deslumbrarnos con espectáculos de luces, como en la Cueva Azul, en la isla de Biševo, Croacia. El color azul profundo del mar parece casi artificial, y cuando la luz de los días más soleados se refleja desde el agua la caverna emite un brillo extraordinario y difícil de olvidar. La entrada ha sido creada artificialmente para que los turistas puedan explorarla con recorridos guiados. Los grupos de turistas pueden conocerla en pequeños botes, y las visitas individuales no están permitidas. Las excursiones parten de la isla vecina de Vis. Biševo está cubierta casi por completo de vegetación mediterránea y solamente se puede llegar en bote.

Blaue Grotte

Cueva Azul

7. Isla con forma de corazón – Galešnjak, Croacia
Aunque muy pocos saben su nombre, muchos conocen su forma: un corazón perfecto. Estamos hablando de la isla Galešnjak, en Croacia, que yace entre la costa de Dalmacia y la isla de Pašman, y es una obra de arte natural. Hay solamente cuatro islas con forma de corazón en el mundo, y Galešnjak es la más fácil de explorar, al menos para los europeos. La isla es el destino perfecto para los románticos. No hay mucho que hacer en esta pequeña isla, más que disfrutar de las vistas y de un poco de privacidad. Croacia, con sus miles de pequeñas islas, es un destino perfecto para los viajes en bote. Es difícil encontrar un país en el que valga más la pena viajar por agua que Croacia. Aquellos que estén explorando el norte de Dalmacia no deben dejar pasar la oportunidad de planificar un viaje en bote a la isla con forma de corazón.

Herzinsel

Isla con forma de corazón

8. Cala Luna – Cerdeña, Italia
La hermosa Cala Luna, que fue bautizada así por su forma de medialuna, es una bahía escarpada con una gran cantidad de cavernas, y está ubicada en la costa este de Cerdeña. La arena dorada y los dramáticos acantilados frente al mar turquesa le otorgan una apariencia mágica a este lugar. Aunque también podemos acceder a Cala Luna a través de un sendero, sería un error subestimar este paseo durante el verano. Además, al llegar por mar podrás disfrutar del hermoso panorama de la costa y tendrás la oportunidad de descubrir muchas más playas – una para cada gusto. Debido a que la isla ha dejado de ser un secreto y atrae a muchos turistas sedientos de sol, además de visitantes que practican esnórquel o buceo, vale la pena alquilar un bote – idealmente con un capitán privado. Así podrás elevar las velas con facilidad cuando lo desees y visitar otra área de baño en caso de que Cala Luna esté demasiado concurrida.

Cala Luna

Cala Luna

9. Skellig Michael – Irlanda
Los países mediterráneos no son los únicos que tienen lugares secretos a los que solamente podemos llegar en bote. Si nos alejamos mucho más al norte, los paseos en velero o recorridos en barco no son solamente posibles, ¡sino realmente impresionantes! ¿Qué te parece un paseo a la isla de Skellig Michael en la costa suroeste de Irlanda? Esta rocosa isla alcanzó el estrellato después de la grabación de “La Guerra de las Galaxias Episodio VII: El Despertar de la Fuerza”, en la que se convirtió en el escondite de Luke Skywalker. Desde el estreno de la película, las multitudes se han volcado a visitar la isla. Sin embargo, no podrás llegar hasta allí solo porque, incluso cuando el mar está en calma, la maniobra de amarre y atracado es un poco riesgosa. Aquellos suficientemente aventureros para atreverse a hacer el viaje serán recompensados con la áspera belleza de esta isla. De camino a Skellig Michael, los viajantes también pasarán por la isla “Little Skellig” y tendrán la oportunidad de observar los tiernos frailecillos, dependiendo de la hora y de la temporada.

Skellig Michael

Skellig Michael

10. Archipiélago de Estocolmo – Suecia
En Escandinavia podrás disfrutar de la brisa del mar mientras viajas en barco durante días, saltando desde un paisaje hermoso hacia el siguiente. El Archipiélago de Estocolmo está compuesto de 30.000 islas, es el segundo archipiélago más grande del Mar Báltico y es particularmente impresionante. Aunque se puede llegar a algunas islas en coche o bicicleta, gran parte del archipiélago es un verdadero paraíso para los navegantes y turistas acuáticos – y esta es la mejor forma de explorarlo. ¡El recorrido en bote a través del espectacular “jardín” de pequeñas y rocosas islas, acompañadas por otras formaciones más grandes e inhabitadas, promete una experiencia memorable! ¿Y qué te parece visitar la isla de Sandön? Como lo sugiere su nombre, la isla está hecha de arena y con sus playas naturales ofrece un descanso ideal. También merece la pena visitar la idílica isla de Utö. Aquí, encontrarás playas y muchos senderos en los que pasear, además de estaciones de alquiler de bicicletas y kayaks. Naturaleza pura condimentada con brisa marina fresca y aventuras en vela – ¿qué más podríamos pedir?

Schären Perry

Archipiélago de Estocolmo

Otros posts en esta categoría: